Sal y Especias

Fabricantes

PAGO SEGURO

Mugi Miso Bio (400 gr) Condimento japonés - BioSpirit Ver más grande

Mugi Miso Bio (400 gr) Condimento japonés - BioSpirit

BIOS008

Nuevo producto

Condimento tradicional japonés a base de soja. No pasteurizado.

Más detalles

en Stock

No hay puntos de recompensa para este producto.


9,15 € impuestos inc.

Más

Mugi Miso Bio (400 gr) Condimento japonés - BioSpirit 

 

Ingredientes:

Soja 58%, agua, cebada 29%, sal marina y aspergillus oryzae (Koji), Procedentes de la agricultura ecológica.

El miso (del japonés 'fuente del sabor', de "mi-" es 'sabor o condimento', y "-so" 'fuente') es una pasta aromatizante fermentada, hecha con semillas de soja y/o cereales y sal marina. Durante siglos fue considerado un alimento curativo en China y Japón.

Según la mitología japonesa, el miso fue un regalo de los dioses para garantizar al hombre salud, longevidad y felicidad. Aparece inicialmente en las zonas montañesas para combatir el frío. 

Contiene enzimas que ayudan a la digestión, y suministra carbohidratos, lípidos, vitaminas, minerales y proteínas. 

En la elaboración de un miso liviano o ligero, la soja es inoculada con un cultivo o fermento y se incuba durante setenta y dos horas. El cultivo preparado para producir miso se llama kōji, y es una mezcla de trigo o de arroz con el fermento kōji-kin (especie de hongo asociado actualmente al Aspergillus oryzae), o sino con el shōyu-kōji-kin (Aspergillus sojae).

Algunos de los beneficios más importantes son:

 Crea un buen nivel de energía y vitalidad.

Mantiene una temperatura corporal estable en estaciones frías.

Regenera y conserva la flora intestinal Nutre la piel y el cabello.

Contiene ácido linoleico y lecitina, que ayudan a disolver el colesterol.


Variedades de miso:

A lo largo de la historia han ido apareciendo diferentes tipos de Miso según el clima, las costumbres o la disponibilidad de unos alimentos u otros. 
La técnica utilizada consiste en colocar presionados los granos de soja y algún otro cereal (según el tipo de Miso) con sal marina. El tiempo de fermentación también depende del tipo de Miso aunque en general suele ser de aproximadamente dos años. Realmente hay muchos tipos de Miso pero los más conocidos en Occidente son: 

 

  • Hatcho Miso: está hecho sólo a base de soja siendo por ello el más proteico (20 %) Es el de sabor más fuerte y sabe más salado. Ideal cuando hace mucho frío o nos sentimos muy debilitados.
  • Komé Miso: a base de soja y arroz blanco. Tiene un a sabor muy suave, incluso un poco dulzón. Ideal en verano. Antes era de consumo exclusivo de la aristocracia y de los samuráis.
  • Genmai Miso: a base de soja y arroz integral. El hecho de que sea arroz integral mejora su cantidad de nutrientes pero hace más complejo el proceso de fermentación. De sabor suave y muy agradable.
  • Mugí miso: miso de soja con cebada. Contiene un 13% de proteínas. Es uno de los que tiene más éxito en Occidente ya que su sabor no es ni demasiado fuerte ni demasiado suave.



Beneficios del Miso son: 

 

  • Para la vitalidad: el miso contiene grandes cantidades de glucosa, un energetizante. En invierno, los platos con miso nos previenen del frío.
  • Para un metabolismo adecuado: el miso es rico en minerales.
  • Para la digestión: el miso contiene enzimas vivas. Disminuye los efectos de comidas pesadas, despeja las obstrucciones.
  • Para enfermedades cardíacas: el miso contiene ácido linoléico y lecitina que disuelven el colesterol en la sangre. Evita la arterioesclerosis o la hipertesión.
  • Para la belleza: el miso nutre la piel y promueve la regeneración de células. Hace brillar el cabello con vitalidad.
  • El miso disminuye los efectos del consumo excesivo de alcohol, tabaco, drogas, productos químicos y radiaciones.
  • Según su modo de empleo y en combinación con otros alimentos, también sirve en casos de asma, diabetes, diarreas, jaquecas y dolores de cabeza.


Propiedades del Miso:

Posee un alto valor nutritivo dado su equilibrado contenido en:

 

  • Carbohidratos naturales (31%),
  • Proteínas (34%), (el doble que la carne o el pescado y once veces más que la leche),
  • Materias grasas (18%),
  • Aminoácidos esenciales
  • Minerales (calcio, fósforo, hierro, magnesio...)
  • Lecitina y
  • Vitamina B12.


En la Cocina:

De forma tradicional se toma especialmente como condimento en sopas, patés, legumbres y cereales. Al ser un fermento no quiere hervir a fin de no perder sus cualidades. 

Normalmente se añade cuando ya hemos terminado de cocinar un plato y hemos apagado el fuego. Entonces diluimos una cucharadita pequeña por ración en un poco de esa sopa o caldo y lo volvemos a añadir a la olla. Dejamos que repose uno minutos y ya podemos servir. 

Tengamos en cuenta que si ponemos Miso ya no hay que poner sal ya que ya es un condimento salado. 

Al preparar la sopa, el miso se usa de forma muy parecida al cubito de caldo tradicional. Se agrega al final, una vez elaborada. Conviene disolver el miso por separado en un poco de caldo bien caliente de la mismo sopa. Añadir y cocer durante unos 5 minutos, pero prestando atención para que no vuelva a hervir. El miso conviene que sea sin pasteurizar y que se conserve en lugar fresco, fuera de la nevera, ya que el frío también destruye las enzimas.

Reseñas

No hay reseñas de clientes en este momento.

Escribe tu opinión

Mugi Miso Bio (400 gr) Condimento japonés - BioSpirit

Mugi Miso Bio (400 gr) Condimento japonés - BioSpirit

Condimento tradicional japonés a base de soja. No pasteurizado.

8 productos más en la misma categoría: